Cómo limpiar botas de goma por dentro y por fuera

Cómo limpiar botas de goma por dentro y por fuera

Lo que comenzó como una forma puramente funcional de deslizarse por zonas húmedas y desordenadas se ha convertido en una declaración de moda. Las botas de goma o Wellies son ahora un estándar en la mayoría de los armarios de zapatos. Aunque la mayoría son bastante duraderas, necesitan un poco de cuidado para mantener los pies secos y seguir estando a la moda.

Cómo limpiar el exterior de las botas de goma

Para mantener las botas de goma flexibles y con su mejor aspecto, enjuague con agua corriente cualquier resto húmedo o barro después de cada uso.

Si el barro se ha secado, use un cepillo de cerdas medianas para cepillarlo. Preste especial atención a las pisadas en las suelas. Es posible que tenga que usar un cepillo más pequeño, como un cepillo de dientes viejo para eliminar el barro de las pisadas. Cuando la bota esté completamente limpia, simplemente límpiela con un paño viejo mojado en agua tibia.

Para quitar la tierra más pesada o las sales de invierno, mezclar una cucharadita de detergente para vajilla en dos tazas de agua tibia. Sumerja un paño en la solución y limpie las botas de arriba a abajo. Por último, enjuague las botas con agua corriente y un paño limpio.

Deje que las botas se sequen al aire libre de forma natural, lejos de las fuentes de calor directo como los calentadores o la luz del sol.

No olvides el interior de las botas de goma

El interior de las botas de goma necesita aún más atención que el exterior. La mayoría de las botas tienen un forro o una suela interior que puede ensuciarse y apestar. Si no se limpian, el interior de las botas puede convertirse en un caldo de cultivo para las bacterias que causan el olor y el hongo del pie de atleta.

Para limpiar el interior, mezcla una solución de una cucharadita de detergente líquido para ropa pesada que contenga suficientes enzimas para separar la suciedad (Tide y Persil se consideran de uso pesado) y dos tazas de agua tibia. Remoje un paño limpio en la solución y limpie todo el interior de la bota. A continuación, sumerge un segundo paño limpio en agua tibia y enjuaga la solución de detergente.

Como precaución adicional para prevenir el crecimiento de bacterias, mezcla una solución de 50/50 por ciento de vinagre blanco destilado y agua. Ponga la mezcla de vinagre en una botella de spray y rocíe ligeramente el interior de las botas.Deje que las botas se sequen al aire libre, lejos del calor directo y la luz del sol.

Si ha estado usando las botas en aguas de inundación contaminadas, el interior debe ser desinfectado con una solución de aceite de pino o desinfectante fenólico (Lysol) y agua limpia. Mezclar según las instrucciones y fregar por dentro y por fuera con un cepillo de cerdas suaves. Deje que las botas se sequen al aire.

Nota

El uso prolongado de la lejía de cloro puede dañar las botas de goma.

Para refrescar las malolientes botas, espolvorea el interior con un cuarto de taza de bicarbonato de sodio por cada bota. (El interior de las botas debe estar seco.) Deje que el bicarbonato de sodio permanezca durante la noche o más tiempo. Vaciar antes de usarlas.

Cómo quitar la película blanca de las botas de goma

Muy a menudo, las botas de goma desarrollan una película blanca marmórea o polvo en el exterior. Esto se conoce como florecimiento. Debido a que el caucho es un producto natural, en ciertas temperaturas las partículas insolubles pueden subir a la superficie. El florecimiento no es muy atractivo pero no afecta la durabilidad de las botas.

Para devolver a las botas de goma su acabado brillante original, hay sprays comerciales que puede usar. O puede usar unas gotas de aceite de oliva en un paño limpio para limpiar las botas. Trabaje en un área pequeña a la vez, trabajando desde la manualidad superior de la bota hasta la suela.

Nunca aplique el spray comercial o el aceite de oliva en las suelas de las botas. ¡Nadie necesita una bota resbaladiza!

6 consejos para mantener sus botas de goma en su mejor estado

  1. Siempre use calcetines para absorber el exceso de humedad. Esto ayudará a prevenir el olor y las manchas.
  2. Deje que las botas se sequen al aire entre cada uso, si es posible.
  3. Para acelerar el secado, rellene las botas con una toalla limpia o papel de seda durante una hora. Retire y termine el proceso de secado al aire.
  4. Mantenga las botas en un área fresca y seca cuando no las use. Evite las temperaturas extremas.
  5. Almacene en posición vertical con botas o toallas enrolladas para evitar que los lados se doblen o se caigan.
  6. Añada un sobre (cedro, lavanda o bicarbonato de sodio simple) durante la temporada baja para mantener el interior fresco.

Indios del Amazonas, Goodyear, y un Duque

Fueron en realidad los indios nativos del Amazonas los que «descubrieron» las botas de goma. Los indios recogían la savia de látex de la corteza del árbol del caucho. Luego sumergían sus pies en la savia y los mantenían sobre el fuego el mayor tiempo posible para solidificar la savia, las primeras botas de goma.

Siglos más tarde, en 1839, Charles Goodyear desarrolló una forma de mantener el caucho flexible tanto en el calor como en el frío extremos combinando la savia del caucho y el azufre y luego calentando la mezcla. Usó su goma vulcanizada para crear botas y, por supuesto, neumáticos.

Fue un duque inglés, el primer duque de Wellington, el que hizo de las botas de goma una moda. Arthur Wellesley popularizó una bota de goma basada en el diseño de las botas de cuero de Hesse. Se convirtieron en un artículo de primera necesidad para la caza y la jardinería de la aristocracia británica a principios del siglo XIX.

Leave a Comment!